Crowdsourcing y el poder de las masas

El 24 de Noviembre de 2013 se celebraba en Honduras las elecciones generales donde la población esperaba elegir a un presidente de la república. Estas elecciones fueron muy peculiares por dos razones: Los dispositivos móviles y redes sociales habían tenido un mayor nivel de penetración; y las actas para el conteo y divulgación de votos se encontraban al alcance de la población. Lo que se vivió en esas elecciones fue un descontento general, esto principalmente a que en las redes sociales habían imágenes donde se mostraba que el valor escrito del acta no concordaba con el valor del sistema de divulgación.

La población consideraba que las actas se estaban ingresando mal al sistema y que no estaba calculando bien los totales, de la frustración existente con la transparencia y transmisión de resultados un grupo de geeks (Alejandro Corpeño, Fernando Irias, Jorge García y Roberto Brevé) tomó manos en el asunto, creando un sistema independiente y transparente que permitiera a la población formar parte del proceso, para descubrir si habían irregularidades o para encontrar que el proceso se desarrolló correctamente, este sistema fue llamado Voto Social.

El enfoque del sistema era el de comprobar únicamente la parte de digitalización y suma de actas. Pero, ¿cómo 4 personas pueden transcribir las 18,128 mesas electorales en un estrecho lapso de tiempo? Este tipo de problemas se resuelve con Crowdsourcing.

Crowdsourcing es un modelo de abastecimiento utilizado por muchas compañías. La manera más fácil de explicarte el concepto es yendo al origen de la palabra crowdsource. En 2005 fue acuñado como un acrónimo de crowd (público) y outsourcing (subcontratación). De tal manera crowdsourcing envuelve la subcontratación del público o comunidades para realizar tareas por medio de internet, redes sociales o apps para smartphones.

El crowdsourcing se puede utilizar para dos tipos de actividades:

  • Actividades de bien común
  • Actividades de negocio

Actividades de bien común

Al igual que Voto Social, es muy habitual implementar crowdsourcing con trabajos enfocados en el bien social. Por ejemplo, Wikipedia (la enciclopedia libre) y Waze (la aplicación social de tránsito) son abiertas y el contenido dentro de ambas redes es proveído por los usuarios de manera colaborativa y desinteresada, ningún usuario gana dinero por ingresar información.

Actividades de negocio

Al realizar “micro tareas” tediosas en grandes cantidades, el crowdsourcing se puede volver una forma de generar ingresos si se ofrece una recompensa monetaria por resolverlas. Por ejemplo, Amazon Mechanical Turk es una plataforma donde las personas pueden listar tareas o realizarlas a cambio de dinero. Otra plataforma con bastante éxito que utiliza crowdsourcing como modelo de negocios es 99designs. Esta plataforma funciona como un marketplace de diseñadores, en donde se ingresa una oferta de un trabajo y distintos diseñadores envían sus propuestas, el diseño que más le guste al cliente es el ganador y el que se lleva el dinero.


Independientemente de para que vas a utilizar el crowdsourcing, el público es el elemento clave, las tareas definidas no se pueden realizar sin el apoyo de una gran audiencia. En el caso de Voto Social, la comunidad no solo logró digitalizar todas las actas, si no que logró terminar antes que el sistema oficial de registro, todo a un costo de $1, mientras que el sistema oficial costó alrededor de $500,000.

Si te gustó este artículo, nos puedes ayudar a compartirlo para que otras personas lo vean o simplemente dejar un comentario. También Puedes aplicar a Startup Reef en este enlace 💪


Also published on Medium.

Ayúdanos a compartir